Que dice la Biblia sobre La Meditación o Mindfulness.

la meditación y el

¿Qué dice la Biblia sobre la meditación? ¿Puede un cristiano practicar la meditación budista? ¿Cuáles es el peligro de la meditación? ¿Que significa la atención plena o mindfulness?

Estas preguntas son hechas por muchas personas cuando empiezan a explorar este antiguo camino de la meditación budista.

En este articulo respondemos a estas y otras preguntas relacionadas con la meditacion oriental, o meditacion trascendental.

Investigaremos si la meditacion o mindfulness tiene compatibilidad con la Biblia y el cristianismo.

Temas relacionados:

Beneficios de la meditación budista

Se ha demostrado científicamente que las prácticas de la meditación o mindfulness impactan de forma positiva el cerebro y el bienestar personal en general.

Segun algunos estudios, reduce la presión arterial alta, los síntomas de ansiedad, depresión, insomnio y abuso de sustancias etc. 1 https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23420279/

A pesar de los beneficios que aporta la meditacion, muchos cristianos se han mostrado escépticos por sus raíces budistas y con mucha razón.

Que es el mindfulness

“Mindfulness” se traduce al español como “atención plena” lo cual significa “prestar atención”. Esto en sí mismo no tiene nada de esotérico anticristiano ni antibíblico.

Con el mindfulness la persona se centra en el momento presente, aceptando los pensamientos, sentimientos y sensaciones sin juicio.

Al centrar tu mente en la respiración y en la relajación se reduce así la depresión y otros trastornos de salud mental causados por pensamientos galopantes de desaliento y tensión.

La idea detrás de esta técnica es interrumpir pensamientos y juicios que potencialmente pueden ser abrumadores y aumentar la ansiedad para alcanzar el Nirvana o la iluminación.

La meditación en el cristianismo

“Tiendo mis manos hacia ti, medito en todos tus preceptos.” (Salmo 119:48)

Para los cristianos, la meditación no es una tendencia nueva. Ha sido practicada durante siglos por los santos.

Dentro del cristianismo particularmente en el catolicismo, se distingue entre meditación y contemplación.

La meditación cristiana es el proceso de centrarse deliberadamente en pensamientos específicos como en algún pasaje de la Escritura.

En la contemplación se involucra la mente, pero también los ojos. Se puede centrar la mirada en algún crucifijo, algún cuadro sagrado, en la Santa Eucaristía.

“En la contemplación se puede también meditar, pero la mirada está centrada en el Señor.” (CIC 2709†)

Por eso el Rosario se considera como práctica meditativa y contemplativa eficaz en el catolicismo.

Otro punto importante en el proceso de meditación cristiana es conversar.

“No es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama”

Pero no podemos conversar con Dios si nuestra vida está llena de ruido, aqui es donde entra la importancia del silencio.

Por eso es importante para un cristiano dedicar un lugar apartado para el encuentro con Dios para meditar y contemplar y conversar con el Señor.

“No se hace contemplación cuando se tiene tiempo, sino que se toma el tiempo de estar con el Señor con la firme decisión de no dejarlo y volverlo a tomar, cualesquiera que sean las pruebas y la sequedad del encuentro.” (CIC 2710†)

¿Puede un cristiano practicar la meditación budista?

Esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Los cristianos pueden practicar la meditación oriental o meditacion budista?

En el cristianismo, las opiniones sobre la atención plena están divididas algunos están a favor y otros en contra.

Las personas que se muestran opuestas o escépticas a menudo señalan sus orígenes orientales y el peligro de suplantar la espiritualidad cristiana con la espiritualidad oriental.

meditación oriental mindfulness

Pero el hecho de que la atención plena sea un paso hacia la iluminación en el sistema budista no significa que sea automáticamente anticristiano como ya se dijo con anterioridad.

Utilizar técnicas de respiración tampoco equivale a participar en las técnicas de meditación de atención plena estilo budista.

Sin embargo, la meditación oriental busca desconectar la mente del cuerpo, mientras que la meditación cristiana tiene como objetivo conectar mente con Dios.

Llenar la mente de Dios no vaciar la mente para alcanzar el Nirvana o la iluminación.

Es una cuestión de intencionalidad. ¿Cuál es tu razón principal al meditar? ¿Deseas alcanzar el Nirvana mediante la liberación de los deseos y apetitos carnales como lo enseña la espiritualidad oriental?

Si solo pretendemos alcázar el dominio propio por la meditación entonces en este sentido la práctica de meditación oriental no es compatible con el cristianismo.

Porque el objetivo de la meditación cristiana como ya se dijo no es una de escape, sino más bien un encuentro.

“La meditación hace intervenir al pensamiento, la imaginación, la emoción y el deseo. Esta movilización es necesaria para profundizar en las convicciones de fe, suscitar la conversión del corazón y fortalecer la voluntad de seguir a Cristo.” (CIC 2708†)

La atención plena en el cristianismo

Nuestra atención al meditar no es horizontal como los budistas, es decir, prestar atención solo a ti mismo sino horizontal y vertical.

“La oración cristiana es siempre auténticamente personal individual y al mismo tiempo comunitaria; rehúye técnicas impersonales o centradas en el yo, capaces de producir automatismos en los cuales, quien la realiza, queda prisionero de un espiritualismo intimista, incapaz de una apertura libre al Dios trascendente”. ~Congregación para la Doctrina de la Fe

No hay nada de malo en ser consciente del presente, siempre que sea en un contexto cristiano, el problema es no introducir a Dios en la meditación.

Que dice la Biblia sobre la meditación budista

La Biblia no trata el tema de la meditacion budista o cristiana de forma explícita.

Pero cuando estudiamos la Biblia, la meditación no se trata de vaciar nuestras mentes, se trata de llenar nuestras mentes con la presencia de Dios como ya se dijo.

“No se aparte el libro de esta Ley de tus labios: medítalo día y noche; así procurarás obrar en todo conforme a lo que en él está escrito, y tendrás suerte y éxito en tus empresas.” (Josué 1:8)

“Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.” (Marcos 12:30)

“Por lo demás, hermanos, todo cuanto hay de verdadero, de noble, de justo, de puro, de amable, de honorable, todo cuanto sea virtud o valor, ténganlo en aprecio.” (Filipenses 4:8)

¿Qué es meditar y cómo se hace?

Para la meditación cristiana no necesitas muchas cosas, pero necesitamos un lugar tranquilo donde no nos perturbe el ruido cotidiano.

Un lugar dedicado al encuentro con Dios, se puede erigir un pequeño altar con algunas imágenes sagradas, un crucifijo.

Se puede leer el pasaje diario de la Escritura meditando en la escena, pensar en cómo reaccionarías tu si hubieras estado ahí con Jesús.

La Conferencia de Obispos Católicos (USCCBB) ofrece la siguiente guía para orar con la Escritura también conocido como Lectivo divina:

“El primer elemento de este tipo de oración es la lectura (lectio): se toma un breve pasaje de la Biblia, de preferencia un pasaje del Evangelio y se lee cuidadosamente, tal vez tres o más veces.

El segundo elemento es la mediación (meditatio). A través del uso de tu imaginación vive la escena Bíblica con el fin de “ver” la escena, a las personas, y como se desarrolla la acción.

El siguiente elemento es la oración (oratio) o tu respuesta personal al texto: pidiendo gracias, ofreciendo alabanzas o acción de gracias y buscando la curación o el perdón.

La contemplación (contemplatio) es una mirada dirigida hacia Cristo y a las cosas de Dios. En la contemplación, entras en un contacto íntimo con el Uno que está detrás y más allá del texto.

Otra forma de meditar que personalmente he encontrado beneficioso e inspirador es salir a contemplar la naturaleza, detenerse a admirar un bello atardecer, la belleza de las flores del campo y los distintos insectos etc.

“Nuestros Predecesores, han recomendado muchas veces su rezo frecuente, favorecido su difusión, ilustrado su naturaleza, reconocido la aptitud para desarrollar una oración contemplativa”. 2Marialis Cultus (2 de febrero de 1974): Exhortación apostólica del Santo Padre Pablo VI, art. 42.

Peligros de la meditación

Los principales peligros asociados con la meditación o el mindfulness son:

  1. Estados psicológicos desequilibrados: Algunos estudios han demostrado que, algunas personas se sienten ansiosas, deprimidas o incluso desorientadas después de practicar la meditación. Estos efectos secundarios pueden ser más pronunciados en aquellos que tienen problemas de salud mental preexistentes.
  2. Desarrollo de creencias erróneas: Algunas personas han desarrollado creencias religiosas o espirituales no tradicionales, como la reencarnación o la percepción de energía, como resultado de la práctica de la meditación.
  3. Dependencia: Algunas personas pueden desarrollar una dependencia psicológica de la meditación o el mindfulness. Esto puede causar problemas si una persona se siente ansiosa o desesperada si no puede meditar.
  4. Problemas físicos: Algunas personas pueden experimentar dolores de cabeza, fatiga, náuseas y otros problemas físicos después de meditar durante un largo período de tiempo.
  5. Percepción distorsionada: La meditación puede alterar la percepción de una persona, lo que puede ser problemático si una persona se siente insegura acerca de sus habilidades de juicio.

En conclusión

La meditación budista se utiliza para trabajar con el entrenamiento de la mente, mientras que la meditación cristiana se centra en orar y reflexionar sobre los principios bíblicos.

La práctica de atención plena se basa en prestar atención al momento presente, pero sin juzgarlo. A la inversa en el cristianismo sería prestar atención sobre los preceptos de Dios, y como tus actos, palabras, pensamientos y emociones, han impactado tu vida espiritual.

Los dos enfoques tienen sus propias doctrinas y creencias, por lo que no son realmente compatibles.

Pero NO debemos practicar la meditación oriental, porque esta se centra en la persona, y tiene un objetivo distinto a la medicación cristiana.

La Congregación para la Doctrina de la Fe ha abordado esta cuestión en un documento a los obispos del 15 de octubre de 1989 que puedes leer aquí.

En este documento eclesiástico se reconoce que puede haber beneficios naturales positivos de técnicas similares a la atención plena practicada por miembro de la Nueva Era y las religiones orientales.

  • Homepage says:

    … [Trackback]

    […] Informations on that Topic: jorgeramirez.org/la-meditacion-y-el-mindfulness/ […]

  • … [Trackback]

    […] Read More on to that Topic: jorgeramirez.org/la-meditacion-y-el-mindfulness/ […]

  • … [Trackback]

    […] Here you will find 93280 additional Info to that Topic: jorgeramirez.org/la-meditacion-y-el-mindfulness/ […]

  • … [Trackback]

    […] Here you will find 56048 more Info to that Topic: jorgeramirez.org/la-meditacion-y-el-mindfulness/ […]

  • … [Trackback]

    […] Find More here on that Topic: jorgeramirez.org/la-meditacion-y-el-mindfulness/ […]

  • … [Trackback]

    […] Find More to that Topic: jorgeramirez.org/la-meditacion-y-el-mindfulness/ […]

  • Dan Helmer says:

    … [Trackback]

    […] Information to that Topic: jorgeramirez.org/la-meditacion-y-el-mindfulness/ […]

  • … [Trackback]

    […] Info on that Topic: jorgeramirez.org/la-meditacion-y-el-mindfulness/ […]

  • … [Trackback]

    […] Read More to that Topic: jorgeramirez.org/la-meditacion-y-el-mindfulness/ […]

  • >

    Pin It on Pinterest

    Share This
    Scroll to Top